¿Es sano fumar solo un cigarrillo al día?

0
99

 El cigarrillo es un tipo de veneno, así que fumar aunque sea un cigarrillo al día le hará daño a nuestro organismo. ¿Pero, y si sólo le damos algunas aspiraciones nada más? Pues sencillamente estaremos envenenándonos, pero de a poco.

En realidad, ni siquiera es necesario que nos llevemos un cigarrillo a la boca para absorber los daños de la nicotina, basta con estar lo suficientemente cerca de una persona que esté fumando; para que el humo del cigarrillo penetre por nuestras narices y cause el mismo estrago que si estuviésemos fumando directamente uno de ellos.

Hay personas que procuran fumar solo uno o dos cigarrillo al día. De hecho, ni siquiera se catalogan ellas mismas como “fumadoras.”  Pero en realidad, de nada vale como se consideren ya que en materia de salud esto es irrelevante.

 Sin importar que la cantidad de cigarrillos que fumen  durante el día sean pocos, no conseguirán evitar los peligros de fumar. Siempre existirá algún nivel de daños en la salud del fumador y quienes lo rodeen; ya que no existe un nivel saludable de fumar.

 Aunque se fume muy poco o de manera casual, siempre hay efectos. Los fumadores denominados leves, o las personas que tienden a fumar de manera ocasional, tienen una mayor probabilidad de desarrollar enfermedades que el resto de las personas que no fuman.

 Los fumadores, en líneas generales, tienden a presentar alguno de los siguientes problemas de salud:

  • Desarrollo de distintos tipos de Cáncer como el de los pulmones, el del páncreas y también el del esófago.
  • Padecimientos del corazón como los ataques cardíacos, arritmias y otras enfermedades relacionadas.
  • Serias dificultades para respirar.
  • Dificultades con la visión.
  • Daños para el feto si la mujer fumadora está en gestación.

La parte financiera también se verá afectada

 El problema con el cigarrillo es que crea adicción. Al fumar uno solamente al día, se le da inicio a un proceso que conllevará a que se genere un hábito y en cuestión de poco tiempo; la cantidad de cigarrillos fumadas en un día crecerá irremediablemente.

Esto trae a colación un problema adicional: el impacto que el costo de una cajetilla de cigarrillos tiene en nuestras finanzas: ¿Sabías fumar aunque sólo sea una cajetilla de cigarrillos a la semana puede costarle al fumador mucho dinero anualmente?

Al dejar el cigarrillo, el ex fumador tendrá disponible más dinero para otros gastos esenciales como lo son la comida, efectuar diversos pagos, obsequiar a la familia o simplemente para emplearlo en diversión con los amigos.

El impacto en tu vida social que tiene fumar un cigarrillo.

El cigarrillo no solamente daña la salud física y financiera del fumador, también tiene un efecto en su salud social ya que el humo del cigarro; genera de inmediato un impacto negativo en la persona no fumadora.

Aunque se utilice algún tipo de enjuague bucal o dentífricos, el olor que despide el humo del cigarrillo no se puede esconder. ¿Piensa acaso el fumador que no huele a cigarros? Craso error.

Lo que sucede es que su olfato se acostumbra al olor del humo de cigarrillos, de tal manera que deja de percibirlo.

 El humo de cigarrillo se impregna tanto en la ropa como en la piel del fumador. El cigarrillo afecta la tonicidad de la piel, ocasionando que esta se arrugue prematuramente y provocando  que el fumador luzca mayor. Esta es la razón por la cual la persona al dejar el vicio, comienza a mostrar mejor semblante y un aspecto más sano y juvenil.

Este hecho agradará visiblemente a su círculo social, ya que se percibirá como una persona saludable y llena de energía; con la que resultaría agradable compartir actividades de índole social o deportiva.

Hay que evitar los estímulos que desencadenan las ganas de fumar

Estos estímulos son situaciones o cosas que provoca en los fumadores el deseo de aspirar un cigarrillo. Esto obedece a que, como todo vicio adictivo, el cerebro se adapta a relacionar de manera subconsciente; situaciones con estados de placer o de ansiedad.

Esa es la razón por las que existen los fumadores “sociales”, los cuales fuman solamente en fiestas o reuniones. De aquí la necesidad de que los fumadores evitan a toda costa, colocarse en situaciones desencadenantes.  

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here